Ir al contenido principal
De lo continuo
he descosido un retal
para hacerme una manta
que me proteja
de quienes hablan
con lenguas sordas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

ACERCA DE MIRALEJOS.

Escribí este pequeño cuento/poemario hace unos años, inspirada por los días de mi infancia que pasé cerca del mar, cuando mi padre trabajaba en un pequeño taller donde construía barcas (chalanas) para pescadores y algunos otros de dudosa profesión.
En mi memoria se escribieron amaneceres, olas, escalibures en el horizonte, colores, el salitre, un cante flamenco que tardé mucho en asimilar (¿Ó en apreciar?), coquinas en la orilla, cristales tallados en sal (cada uno con su correspondiente historia y aventura por las corrientes marinas), el viento de levante, espirales en la arena, sueños por cumplir. Tardé mucho en procesar estos recuerdos, en darles una forma que finalmente, ó quizá momentáneamente, ha sido "Miralejos".

CARTA DE AMOR

Entiendo lo que me dicen las paredes cuando apoyo la frente en ellas. Las bautizo con sudor; creí que echaría de menos el calor del verano. Los muros de la ciudad son sabios, porque sabios son quienes saben la verdad. Mi verdad está deletreada en largos paseos durante los que dibujo edificios en mi frente. Quiero que cuando me veas sepas que he visto en esta ciudad tu perfil, y que las ventanas sólo tienen ojos para ti, y que las puertas se abren cuando les dices que ayer te reíste de tu sombra cuando esta jugaba con un ovillo de lana, y que las iglesias se confiesan cuando te ven pasar, a ti y a tu mirada fantasiosa. Todo ello está dibujado en mi frente, el único sitio desde el que se puede contemplar un beso inteligente. Los míos son analfabetos, aunque no por ello menos listos. Saben como trepar desde tu mejilla hasta el pómulo, aunque aún son incapaces de encontrar el camino hacia tus labios. Tu rostro es una perfecta obra urbanística, tan bien señalizada que es la envidia de toda…

CANCIÓN DE UN PÁJARO

Sabía que mis plumas eran de caña
Por que el azúcar escapa de mí cuando te sobrevuelo.De ceniza mi pico,
Incienso consumido sé decirte
Al oído.Espejos negros mis ojos
Donde mirar el aleteo de un adiós.Picotear las nubes para comer silencio,
Hacerlas rojas y moradas de atardecer.Trino libertad hecha alturas,
Cuando no hay suelo,
Cuando no hay cielo.Los vientos me llenan las cañas de azúcar,
Esparcen mis semillas entre cabellos de ángeles
Y nacen nidos de brisa.Dadme más alturas.