martes, 5 de enero de 2010

Llamas al fuego
que lame mi arena,
calentando mi cráneo
hasta hacerlo cristal,
así, transparentes
mis pensamientos
seré un libro abierto
imposible de cerrar.