sábado, 27 de octubre de 2007

CARTA DE AMOR

Entiendo lo que me dicen las paredes cuando apoyo la frente en ellas. Las bautizo con sudor; creí que echaría de menos el calor del verano. Los muros de la ciudad son sabios, porque sabios son quienes saben la verdad. Mi verdad está deletreada en largos paseos durante los que dibujo edificios en mi frente. Quiero que cuando me veas sepas que he visto en esta ciudad tu perfil, y que las ventanas sólo tienen ojos para ti, y que las puertas se abren cuando les dices que ayer te reíste de tu sombra cuando esta jugaba con un ovillo de lana, y que las iglesias se confiesan cuando te ven pasar, a ti y a tu mirada fantasiosa. Todo ello está dibujado en mi frente, el único sitio desde el que se puede contemplar un beso inteligente. Los míos son analfabetos, aunque no por ello menos listos. Saben como trepar desde tu mejilla hasta el pómulo, aunque aún son incapaces de encontrar el camino hacia tus labios. Tu rostro es una perfecta obra urbanística, tan bien señalizada que es la envidia de todas las ciudades capaces de albergar sonrisas, pucheros, guiños, melancolías y demás etnias, aún así mis besos siempre se pierden, incapaces de leer el mapa que mis ojos les compró en aquella librería de segunda, incapaces de entender los carteles y demasiado orgullosos para preguntar. ¿O acaso son cobardes mis besos? Ojalá se enseñara valor en las escuelas.

¿Ves? Vuelvo a divagar, se está convirtiendo en una costumbre. ¿Es buena o mala? Dímelo tú. Sólo sé que mis palabras buscan un lugar al que pertenecer, son apátridas desde el momento que salen de mi boca, de mi mano, de mi frente donde se pintan edificios. No tienen hogar, ni oficio ni beneficio, son palabras vagabundas y yo una divagabunda que nada sabe hacer mejor que perderse en su propia casa de palabras.

Rescata estas letras, dales un hogar, se conforman con poco, una lectura de vez en cuando, no ser olvidadas, déjalas jugar al escondite en la boca del estómago, allí escucharán un cuento de congoja y se irán a dormir. A mí me bastan unas pocas palabras tuyas para hacerme un hogar:

“Quédate conmigo.”

jueves, 6 de septiembre de 2007

Cuanto más te quiero
más me sobra
el ángulo de mi cuerpo.
En los ojos
lentes
para minimizar
tu ausencia.
El tiempo, orondo
de tanto comerse la vida,
no puede pasar por la puerta
de mi apogeo.

miércoles, 5 de septiembre de 2007

Como niña que soy
el ego me puede,
yo soy el mundo
y me duelo toda.

sábado, 1 de septiembre de 2007

Frío tallando flautas en mis huesos,
Tu voz, alfiler impreciso,
Cosió verdades en finas puntadas.


Ya no soy niña,
Pero niña me sentí entre tus palabras,
Niña tonta,
Que necesita un mapa de caricias
Para no perder el camino a casa.


¿Eres tú mi casa?
No sé que hallaré cuando llame a la puerta,
No tengo miedo, tampoco valor,
Algunos caramelos de futilidad
Y muñecas diciendo tonterías,
Nada más.
Es todo tuyo.
Pon la mano y la rodearé de bolsillos
Llenos de ti.

martes, 21 de agosto de 2007

Entre huecos y huecos tengo cuencos
Donde recojo lo que se escapa de la vida.
Resulta un licor de sabor amargo
A tomar con un terrón de ilusiones.


Un sorbo pequeño,
Quema la garganta y el corazón,
Palpitan las ideas, los recuerdos
Que no viviste.


Borracha de huecos,
Paseo por el mundo sin saber
Qué poseo y dónde está lo mío.

Ya no tengo qués, ni cuandos,
Ni cómos, ni por qués,
Sólo esta embriaguez de vida
Que me hace poner cuencos
En cada una de tus esquinas.

ELA

Tomo prestados
dos suspiros y quince
leguas marinas
surcadas por delfines
de gritos mudos.
Me dicen a golpes
que Ela nada sola
las mareas de mi frente.
Fruncir el ceño es
mi respuesta para salvar
el aliento de Ela.
Ela maldita,
Ela impía,
Ela el consuelo
de mis entrañas
marcadas a fuego.

Borracho de espuma
caigo dormido
en un abrazo
apretado y escueto,
delgado y hambriento
como mi alma intranquila.
Ayúdame a desear
¡ Oh, Ela !
Ayúdame a limpiar
los restos de tu recuerdo,
que sucio la calle
me parece pesada
sobre los hombros
que te cargaron.

Rugen las aguas
mostrando colmillos de sal.
Calla Ela tu charla de pez,
no puedo ver tus labios
de palabras desprovistos,
no quiero besar tu boca
abierta.

¿ Qué aire me darás ?
Aire de mar,
aire de mar

hendida en tus pechos.

viernes, 27 de julio de 2007

TIRA DE MI

De cada trozo de piel un abrigo de tañidos,
Campanas repican el suelo cuando retales de mí
Se desprenden cada vez que me escribo.

Bajo el rosa soy letras delgadas,
Cogidas con palillos a la impaciencia.
Tiemblo sin mis campanas,
Ya no resuenan en mis huesos.
Quiero una nueva piel,
Que cuando se caiga no te despierte,
Que cuando la oigas

Te haga mi piel.

sábado, 23 de junio de 2007

CANCIÓN DE UN PÁJARO

Sabía que mis plumas eran de caña
Por que el azúcar escapa de mí cuando te sobrevuelo.

De ceniza mi pico,
Incienso consumido sé decirte
Al oído.

Espejos negros mis ojos
Donde mirar el aleteo de un adiós.

Picotear las nubes para comer silencio,
Hacerlas rojas y moradas de atardecer.

Trino libertad hecha alturas,
Cuando no hay suelo,
Cuando no hay cielo.

Los vientos me llenan las cañas de azúcar,
Esparcen mis semillas entre cabellos de ángeles
Y nacen nidos de brisa.

Dadme más alturas.

miércoles, 13 de junio de 2007

Hoy quiero cosas felices,
Duelos de tristezas fallecidas,
Manos atadas con cuerdas de concordia,
Juegos nocturnos con una linterna,
Gigantes susurros al oído,
Malabares de viento en tus cabellos,
Despertares adultos abrazados como niños,
Esponjas que drenen esas lágrimas
En las que chapotear,
Alcornoques sabios de corcho,
Mil caras para quedarme con una,
Besos amortiguados por besos,
Ironías con caras de ángeles,
Macetas donde plantar una vida,
Vuelos alzados al azar,
Monigotes de cariño.

Hoy quiero una cosa feliz.

lunes, 11 de junio de 2007

Estoy seca de belleza interior
porque con ella trato de nutrir
mi rostro, cabello, cuerpo y piel.
La autodestrucción del Yo
para ser Ella
es una dura moneda de cambio.

viernes, 8 de junio de 2007

LENTO COMO LA MIEL.

Cada sustancia que se desprende de mí
Con la parsimonia de un acto sacrosanto
Fluye por mis venas mirando mi sangre,
Roja,
Espesa como la miel.


He de cortar mi carne,
Dejarme salir, escapar,
Fluir fuera de mi cuerpo.
Sé que lo llamarías huir,
Sé que me llamarías cobarde,
Pero no es débil lo que me hace
desangrar la mirada.

sábado, 2 de junio de 2007

APATÍA

Tómate un gris a mi salud
Que sabe a veneno caliente,
Bendice la mesa con un rojo murmullo
En tu cabeza pequeña e insolente.

Dibújate en la cara los años que tienes en el alma
Y verás a un viejo de sueños perdidos,
Eres una jodida víctima de la calma
En tu bolsa para muertos con vistas al mar.

Una sonrisa encallecida te ha denunciado por maltrato,
Mohoso, dormido, lloroso y aburrido,
Despierta, que son dos telediarios
Y en uno anuncian que ya hueles a podrido.

Con los pies por delante se llega a todas partes,
Los refranes son impuestos de apatía
Para tomar los pelos de quienes antes
Prefieren pensar a dejarse llevar.

Levanta ese culo
La vida está ahí
Comiendo en tu mano,
Levanta ese culo
La vida está ahí
No pasa dos veces
O se toma o pereces.

Tu grado de apatía en sangre supera lo permitido
La cárcel en el sillón te espera,
¿Qué esperas si no sabes que esperar?
La vida es juguetona y te canta qué será será.


Hacer y no pensar es cosa de animales
Pero animales somos con mascaras de orgullo.

jueves, 31 de mayo de 2007

Saltar la comba
Usando cuerda de destierros.
Corta el aire cuando vuela sobre mí.
Fustiga el suelo,
Pecan mis infiernos.
En medio un “Puede” fetal
Que detesta ser partido.


Techo de cielo arcilloso,
Paredes de viento armado.
En un sillón de mullidos escalones
Veo pasar la vida.

Con el sol por mochila

Y la luna en mis zapatos

Mía es esta tierra que piso.

sábado, 12 de mayo de 2007

Allá, en la cala, la tranquilidad se contaba en caracolas.
Las olas no rompían nunca,
se deshacían en espuma de merengue.
Los granos de arena eran independientes al viento,
cada uno de ellos era puro libre albedrío.

Las abejas polinizaban las dunas
y la hierba crecía sin raíces,
pajiza por mimetismo.

Cuando el mar y la arena se unían,
la división se hacía tangible en vez de aritmética,
azul y amarillo sin ser verde.

El cielo, exhibicionista sin nubes,
se dejaba surcar por avionetas.
El motor, amodorrado por almohadas de lejanía,
se hacía un hueco entre ola y ola.
Cuando los aviones se guardaban en la caja de juguetes del horizonte,
los granos de arena dejaban de mirar al cielo
para volver a la ardua labor de no confundirse los unos con los otros,
o quizá terminar conquistando algún castillo.

Las cenizas de San Juan,
Tizas a merced del viento,

Escribían nombres en las huellas mojadas.

martes, 8 de mayo de 2007

MUERTE EN EL OLVIDO

Este poema no es mío, sino de un autor llamado Ángel Gonzalez, nacido en Oviedo en 1925, a quien descubrí en una ventanilla de un autobús en Granada, junto a mi amiga Eva.

Hace tiempo que no bebo poemas, y ya empiezo a tener sed.

---------------------------------------------------------------

MUERTE EN EL OLVIDO

Yo sé que existo
Porque tú me imaginas.
Soy alto porque tú me crees
alto, y limpio porque tú me miras
con buenos ojos,
con mirada limpia.
Tu pensamiento me hace
inteligente, y en tu sencilla
ternura, yo soy también sencillo
y bondadoso.
Pero si tú me olvidas
quedaré muerto sin que nadie
lo sepa. Verán viva
mi carne, pero será otro hombre
—oscuro, torpe, malo-el que la habita...

jueves, 3 de mayo de 2007

VERDE.
Se mueven
Heridos en el orgullo
Círculos de días contados.
Beben de la tierra,
Rugen, gritan, insultan,
Lloran, piden, imploran
La sangre negra que les alienta.


ÁMBAR
Piedra bonita es el tiempo,
“Siempre” es tallada a fuerza de “Nunca”,
dando mil puntas
a la aguja del reloj.
Elegir:
Avanzar o parar
Son rostros de segunderos.


ROJO
Furia: Contenida en diques de obligación.
Paciencia: mar traicionero donde esconder la cabeza.
Espera: si el mundo fuese buen juez,
No aguardaría,
Sólo avanzaría
Sin oposición de color alguno.


VERDE
Corre.

La acera es el horno
Donde cuece pan de caminos.
Amasado con el paso de los años,
Sin mimo, sin hambre,
Es más un accidente
Que alimento del destino.

lunes, 30 de abril de 2007

Piel de hollín
Cubriendo carne en vida,
Huesos de alquiler.

En cada ventana un alma
Con firmes persianas
Para no ver la vida.

Mi cabeza: mi techo.
Las ideas huyen
Por la chimenea
En mi coronilla.
He de quemarlas,
permanecer caliente.

viernes, 27 de abril de 2007

Alzo la mano
Y espero que caigan soles del cielo,
Gaviotas de plata limpia,
Morena piel fría.
Sólo viene el aire
Cargado de ofertas:
Tres por dos en crispación,
Dos por tres en prisas,
Cero por dos en caridad.

Mi perro bosteza,
Se le escapa el alma,
Cae en mi mano,
La atesoro y digo:
Buen chico.
Y se la doy a comer.

NACIMIENTO

Hija mía,
yo sólo puedo parir vapor de sueños,
por eso eres nube.

Te llamas Severine
porque resultas musical
entre mis brazos,
cuna de nubes,
cuenco de lluvias.

Hoy me haces falta
cálida de estío,
protegiéndome con tu acurruque,
envuelta en espejos,
imitando el suelo
allá tan abajo.