jueves, 6 de septiembre de 2007

El tiempo, orondo
de tanto comerse la vida,
no puede pasar por la puerta
de mi apogeo.

No hay comentarios: