lunes, 2 de noviembre de 2009

Miro la forma de un techo desconocido,
cada depresión, cada pico, cada imperfección
es un surco del vinilo que hace sonar
el hilo musical de mi encierro.
La aguja: mi cabeza.
Daré cuerda al tocadiscos.