viernes, 8 de junio de 2007

LENTO COMO LA MIEL.

Cada sustancia que se desprende de mí
Con la parsimonia de un acto sacrosanto
Fluye por mis venas mirando mi sangre,
Roja,
Espesa como la miel.


He de cortar mi carne,
Dejarme salir, escapar,
Fluir fuera de mi cuerpo.
Sé que lo llamarías huir,
Sé que me llamarías cobarde,
Pero no es débil lo que me hace
desangrar la mirada.

1 comentario:

Lary dijo...

Me agrada como escribes y lo que escribes, suena incrible que en un par de lineas puedas expresar tanto...

Lastima que esta en español, si no lo hubiera usado en el concurso de poesia y te reconoceria como autora profesional, hubiera ganado...

pero lo importante es que tu poema quedo divino y me encanta