lunes, 5 de mayo de 2008

MIRALEJOS 5

5.

En la orilla, un anciano dejó de tocar.

Enjuta su tez, miró sus pisadas

Llenas de espejos rotos.

Tras él, una motillo roja,

Hambrienta y delgada,

Cargada con una rueda de afilar

Cuchillos, almas y esperanzas.


El afilaor dejó de tocar,

Y el levante abandonó

Siseos y espumas de Miralejos.

No hay comentarios: