lunes, 5 de mayo de 2008

ACERCA DE MIRALEJOS.

Escribí este pequeño cuento/poemario hace unos años, inspirada por los días de mi infancia que pasé cerca del mar, cuando mi padre trabajaba en un pequeño taller donde construía barcas (chalanas) para pescadores y algunos otros de dudosa profesión.
En mi memoria se escribieron amaneceres, olas, escalibures en el horizonte, colores, el salitre, un cante flamenco que tardé mucho en asimilar (¿Ó en apreciar?), coquinas en la orilla, cristales tallados en sal (cada uno con su correspondiente historia y aventura por las corrientes marinas), el viento de levante, espirales en la arena, sueños por cumplir. Tardé mucho en procesar estos recuerdos, en darles una forma que finalmente, ó quizá momentáneamente, ha sido "Miralejos".

4 comentarios:

Anónimo dijo...

hay que leerlo! y auqnue apenas he enpezado ya he empezado a echar de menos Málaga y a un par de chicas dejé (bueno, que me dejaron) allí. Felicidades, aunque sea un poco triste como lo es siempre recordar la infancia ¿no dicen que es la única patria verdadera de cada uno de nosotros?
un abrazo

Anónimo dijo...

jolín, perdona por las faltas de mi comentario

Anónimo dijo...

¿Qué ha pasado con este blog? parecía que pegabas un acelerón y lleva un mes parado. Eso si, mola releerlo.

Anónimo dijo...

Sí que mola, sí. Otra admiradora de tu forma de escribir.